1. Empieza con la iluminación general de la cocina

La iluminación general de la cocina nos permite crear una luz uniforme en toda la sala. Para ello, lo más recomendable es instalar downlights led: uno por cada metro cuadrado de superficie. Son el sustituto ideal de los tradicionales halógenos, pero tienen un consumo infinitamente menor.

2. Introduce puntos de luz cálida

Para crear un ambiente más cálido y acogedor en ese rincón de la cocina en el que nos relajamos o compartimos tiempo en familia –como la mesa o la barra en la que tomamos el desayuno-, te proponemos colocar una lámpara led suspendida sobre ese punto concreto, con una bombilla led con tonalidad blanco cálido.

3. No te olvides de la iluminación funcional

Una vez que tenemos iluminado el conjunto de la cocina de manera general, llega el momento de dar luz a esos rincones que necesitan una iluminación más específica, como la encimera o la propia cocina, con barras led que van a adaptarse perfectamente a nuestro espacio de trabajo.

Con la iluminación led integrada acabaremos con las incómodas sombras que suelen molestarnos mientras preparamos la comida, y podremos cocinar con total seguridad.

4. Cómo iluminar los cajones de los armarios de la cocina

Ilumina los cajones de cubiertos de tu cocina para que te resulte mucho más fácil encontrar lo que buscas. Además la luz se enciende y apaga automáticamente cuando abres y cierras el cajón para no malgastar energía. Puedes iluminar los cajones con cualquiera de los focos que incluyen batería y sensor de movimiento. 

 

 

 

Valor a tu Obra

SURTIOFERTAS JUL – AGOSTO

¡PARTICIPA EN NUESTRO FACEBOOK! COMPARTE, sigue la mecánica Y GANA TINACO EUREKA* Bicapa de 450 [...]

Nuestros Proveedores